TRUCOS Y CONSEJOS. Aunque nadie escarmienta en cabeza ajena, quizás mi experiencia te pueda servir como ayuda

embarazo_lactancia

Lactancia

 

Ana Cuesta dando el pecho a su segundo hijo, Manuel

Escribo mis post desde el móvil y con una mano mientras doy teta. Es el único rato que tengo tranquila. La lactancia materna con Gloria está siendo un verdadero disfrute como mamá. Pero he de reconocer que mis inicios en esta práctica hace siete años con Carmen no fueron para nada fáciles. Lo pasé realmente mal. Ella nació con frenillo y yo era una mamá inexperta. Novata. Nerviosa.  No eran buenos ingredientes para empezar. Mi obsesión por dar el pecho me costó dolor, lágrimas y una depresión postparto.

Había leído varios libros sobre lactancia materna y estaba decidida a conseguirlo. Parecía de lo más sencillo y natural. Ciertamente lo es cuando funciona, pero no siempre funciona. ¿Porqué a mí no me funcionaba? Hay muchos factores a tener en cuenta para que dar el pecho a tu bebé sea un disfrute o se convierta en una pesadilla. Os comento lo general y otro día os hablo en detalle de lactancia y de sueño del bebé, que para mí van muy unidas.

Lo primero y mas importante es la elección de la madre. Tú como mamá, ¿qué quieres? Es una elección muy personal y por nada debe ser juzgada. Es nuestra maternidad, nuestro cuerpo, nuestra vida, nuestro bebé y nuestra decisión. Podemos leer, informarnos o escuchar opiniones, pero nosotras decidimos.

Para ello, yo me centraría en nuestro deseo y en nuestra circunstancia personal. Por ejemplo, si vamos a poder disfrutar de una baja larga o no, si vamos a colechar o no, si tenemos más hijos, si estamos dispuestas al sacrificio que supone instaurar bien la lactancia, si tenemos ayuda en casa, si papá nos apoya, etc. Son muchos factores los que debemos sopesar. Me refiero siempre a mamás sanas y bebés sanos a término basándome en mi propia experiencia.

Si finalmente elegimos dar el pecho al bebé, ¿vamos a disfrutarlo, no? Es muy importante el contacto piel con piel las primeras horas y los primeros días, sin interferencias, sin visitas, sin más preocupaciones que mirar, oler y sentir a nuestro bebé. En mi caso el colecho y el porteo han sido claves para el éxito. Debemos tener paciencia, al principio es muy pesada, nos ocupa todo el tiempo. Pero poco a poco el tiempo que el bebé mama es cada vez más rápido y más espaciado.

La verdadera clave del éxito es la confianza en tu instinto maternal. No oigas a abuelas y vecinas, tú eres la madre y tú sabes todo lo que tienes que saber. No siempre que llora es por hambre, de hecho son las menos veces. Los bebés piden teta para que los cojas, porque quieren mamá, porque tienen frío, calor, dolor o cualquier cosa. Los primeros meses la teta es todo lo que quieren, no necesitan más. Dásela. Date al tu bebé y “bienacostúmbralo” a tenerte siempre, noche y día. Gástalo de cogerlo en brazos y achucharlo. ¡Notarás que al olerlo y besarlo te sube la leche!

Y si, por las razones que sean, decides no dar el pecho, quédate tranquila, tu bebé estará igual de estupendo si te tiene a ti consigo y lo “bienacostumbras” igual. ¡Disfruta, mamá que se acaba pronto! Casi todo lo demás puede esperar.

 

Manuel en plena operación pañal off

Quitar el pañal a tu bebé

 

Manuel en plena operación pañal off

Manuel en plena operación pañal off

 

Desde que me convertí en mamá, he podido descubrir que la maternidad es una experiencia maravillosamente escatológica. Cacas, pedos, pis, mocos y demás líquidos gástricos han sido mis compañeros de viaje en numerosas ocasiones. Quitar el pañal a tu bebé es un hito importante en esta travesía que te dará un poco de libertad una vez esté superado.

Si tienes un bebé que acaba de cumplir los dos años, ¡es tu momento! Y si además es verano, ¡aprovecha! Ha llegado la hora de la operación pañal off. Tú bebé se hace mayor, asúmelo. Tienes tres meses por delante sin cole y con calor para conseguirlo. Confía en tu hijo y ten a mano siempre varias mudas y un paquete de toallitas grande. Te aconsejo que compres ropa interior barata para poder tirar sin miedo después de algún escape gordo.

Es importante una actitud positiva. No nos enfademos si se escapa el pipí o la caca, no pasa nada. Piensa que no lo hace queriendo, que tiene que aprender a anticiparse a la naturaleza y eso no es fácil. Lo está intentando. Los dos primeros días son los peores. Si puedes hazlo coincidir con un fin de semana largo que no trabajes fuera de casa, así es más cómodo para todos.

Prepara la casa para la ocasión: si tienes alfombras quítalas, pon empapaderas en el sofá, en la silla del coche y en el carro hasta que la cosa esté controlada la operación pañal off. Y ten siempre a mano la fregona y un rollo de papel de cocina.

A algunos niños les da impresión el water y no quieren sentarse en él. Podemos usar un reductor de taza o un orinal. Hay uno genial que sirve de ambas cosas y además es plegable para poder llevarlo en el carro y funciona con bolsas de plástico desechables. Un gran invento. Es el que yo tengo, se llama Potette Plus.

Cada vez que nosotros vayamos al baño podemos pedirle que nos acompañen y así hacemos pipí juntos, eso les encanta. Para la caca, lo más cómodo es buscar una hora que nos venga bien y sentarlos siempre a la misma hora un rato a leer un cuento por ejemplo y que intenten hacerla. Así evitamos que se estriñan o se le escape en la calle. Al principio no les saldrá, pero poco a poco empiezan a acostumbrarse, su cuerpo se regula y funciona.

El refuerzo positivo es imprescindible en esta etapa. Recompénsalo con cosas de mayores como ir al cine o acostarse un poco más tarde, así tendrán mayor motivación. Lo importante es que ellos quieran y crean que pueden.

Mis niños y sus amigos de excursión en la playa.

Hacer amigos nuevos

Mis niños y sus amigos de excursión en la playa.

Mis niños y sus amigos de excursión en la playa.

 

Con la cantidad de veces que nos hemos mudado, mis niños y yo nos hemos hecho expertos en hacer amigos. Carmen, a sus siete años ha vivido en más de 5 casas y ha ido a dos guarderías y cuatro colegios diferentes. Se ha graduado en ser “la nueva”. De hecho, ella da por sentado que lo normal es cambiar de colegio cada año. Manuel, por el momento, lleva dos guarderías en su haber. Y para el próximo curso todo parece indicar que ¡volveremos a cambiar de casa, de colegio y de país!

 

Nuestro cartel para buscar amigos en Valencia

Nuestro cartel para buscar amigos en Valencia

La opción mas fácil y rápida para hacer amigos es conocer a los vecinos del bloque o la calle. Para esto, nosotros, usamos un cartel que ellos mismos decoran invitando a los futuros amigos a merendar. Lo pegamos en el ascensor o la portería y ¡nos vamos a casa a hacer bizcocho y galletas! Tener de amigos a tus vecinos es lo más parecido a tener a la familia cerca cuando estás lejos. Nosotros siempre hemos tenido mucha suerte, tenemos vecinos maravillosos en varios sitios del mundo a los que seguimos queriendo muchísimo.

La siguiente fórmula, que ya os la he recomendado en otro post, es ir al parque. Si sales al parque todos los días sobre la misma hora acabarás coincidiendo con los mismos niños y sus mamás o papás con los que podréis hacer amistad. Hablar de los niños, la lactancia, los colegios y la maternidad en general es fácil cuando te sientas en el parque junto a otras mamàs que comparten una misma etapa de crianza. Y además nuestros niños se lo pasan pipa y se cansan para luego dormir como angelitos.

Hay una cosa más que podemos hacer para terminar de integrarnos en un nuevo barrio o ciudad, las actividades extraescolares. Siempre hay algún centro de ocio, ludoteca, biblioteca o centro de actividades donde podemos ir a practicar alguna habilidad como pintura, teatro, música, gimnasia o danza y de paso conocer gente.

Como pasa con la fama, lo difícil no es conseguirla, sino mantenerla. Y la amistad es un regalo que debemos cuidar cada día para que crezca. Los amigos son un tesoro y hay que mimarlos. Tener amigos sin importar la clase, raza o religión es algo que nos enriquece enormemente y que debemos enseñar a nuestros niños desde muy pequeños. La tolerancia, la empatía y el amor son valores imprescindibles y los papás debemos dar ejemplo.