Ana cuesta y sus hijos

CONFESIONES: Ser madre te cambia la vida

Ana cuesta y sus hijos

Ana cuesta y sus hijos.

Ser madre te cambia la vida… Aprovecha ahora que luego ya no podrás… Disfruta tú que puedes… Cuando tengas hijos no tendrás tiempo de nada… Qué mamá no ha escuchado éstas y otras tantas afirmaciones por el estilo. Desde luego pareciera que ser mamá es una condena. Que cuando nazca tu hijo te convertirás en esclava. Que no podrás salir, no irás más a la peluquería, ni de copas, ni al cine, ni de viaje. Nada.

Un poco es así… jijijiji… sobre todo al principio, en el post parto. Pero no para siempre, ¡que no cunda el pánico! Hay vida más allá de la cuarentena y por supuesto hay vida más allá de la maternidad. Es una etapa preciosa y finita que no volverá más. Disfrútala. El resto del mundo y de planes seguirán estando ahí cuando tu hijo crezca. Todo eso que hacías y que ahora ves imposible lo vas a volver a hacer y además otras muchas cosas nuevas que descubrirás gracias a tu maternidad. Date tiempo.

Es cierto que ser madre te cambia la vida. Mucho. Muchísimo, te la pone del revés. Es una sacudida brutal. Ya no volverás a dormir del tirón en varios meses o años, olvídate de ir sola al baño, de quedarte remoloneando en la cama un domingo, de tener tiempo libre o aburrirte, de poder acostarte con tu pareja cuando te apetezca (os enlazo un post muy divertido sobre sexo después de la maternidad), o de ir al teatro en un tiempo por ejemplo. 

Todo cambia. Tu cuerpo cambia, tu rutina cambia, tus prioridades cambian. Eso sí que cambia. Tu casa cambia. ¡Hasta el papel higiénico cambia! Cuando tu bebé descubra que puede tirar y tirar de él y que no se acaba, tendrás caminos de papel por toda la casa. Vas a tener las paredes pintadas con colores de cera a rayones con forma de árbol o caracol, tu despacho poco a poco será un cuarto de juegos hasta que ya no haya despacho , solo cuarto de juegos. Tu cama parecerá el camarote de los hermanos Marx. Y eso es solo el principio.

 

Todo cambia. Pero tu vida no desaparece. Antes de que te des cuenta volverás a ser la que eras en una versión mejorada 2.0. Encontrarás la libertad en otras cosas, sentirás que el amor no tiene límites, disfrutarás de un beso como nunca antes, vivirás la ilusión con otros ojos, conocerás lo que es estar agotado hasta decir basta y que aún así no dices basta.

Tómate con calma el post parto y los primeros meses. No tengas prisa por nada. Confía en que todo va a volver a su sitio. El puzzle ahora tiene una pieza más y hay que aprender a encajarla. Pero cuando lo hagas verás que es mucho más bonito. Las cosas pueden cambiar en un segundo. Disfruta de lo realmente importante.

Tu bebé. Tu hijo.

 

4 comentarios
  1. Antonio Romero López
    Antonio Romero López says:

    Evidentemente ser madre/padre debe cambiarte la vida. El nuevo miembro familiar necesita de un espacio, y ello modifica el que ya se había configurado. Por tanto esto produce un cambio en las personas que forman la familia, hay que volver a situarse y a crear un espacio, simbólico y físico, necesario para la nueva criatura.
    Parafraseando a Mar Romera (maestra, pedagoga, psicopedagoga, experta en inteligencia emocional, etc.), cuando llegan los niños a casa lo ocupan todo, y a partir de ese instante, toca amar e improvisar. Lo verdaderamente importante en el proceso que dura la crianza es acompañar a las niñas y niños, educando para una autonomía moral y un buen desarrollo emocional.
    Todo cambia, el mundo cambia muy rápido y las personas que nos dedicamos a enseñar (docentes, “el oficio de ser padres”, etc.) tenemos la obligación de vivir cada momento que nos ofrece el día. De cómo lo vivamos, van a aprender los más pequeños. Por ese motivo, tenemos que saber utilizar unas de las herramientas más importantes que tenemos los seres humanos, las EMOCIONES.
    Es tan bella esta tarea, que el tiempo y las actividades que te “roban” carecen de valor.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] pues, a la conclusión habitual en todos mis debates sobre maternidad: Ser mamá es el trabajo más duro y mas apasionante que hay.  No descansaremos nunca así que disfrutemos mientras dure y sintámonos afortunadas por […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *