mama_blog_bebe

Cómo lo haces sola con tres niños

mama_blog_bebe

Ésta es la pregunta que mas oigo últimamente. Os prometo que no es para tanto. ¡Os voy a desvelar el secreto del éxito!

Organización, rutina y autonomía. ¡Si me sacas de ahí estoy perdida!

El truco, para llevarlo todo para adelante y no perder la cabeza, es la organización. Las rutinas deben estar claras para todos y todos debemos respetarlas. Durante el curso escolar es fácil. En verano hay que soltar un poco más la cuerda, pero aun así se puede establecer una rutina, al menos en ciertos momentos del día. Y por supuesto de vez en cuando hay que saltársela, si no ¡qué gracia tiene!

El segundo factor que entra en juego, en mi caso, es la autonomía de los niños. Desde muy pequeños les enseño a hacerse sus cosas ellos solitos. Mis hijos, desde que cumplen un año empiezan a hacer cosas solos.

Los míos y todos los demás niños pueden lavarse solos los dientes, ducharse y vestirse solos, comer solos, recoger sus juguetes solos o peinarse solos. Todo esto con dos años es absolutamente factible. Siempre bajo nuestra supervisión pero sin necesidad de  intervenir. A los dos años pueden dejar de llevar pañales y van al water solitos. Os dejo un enlace donde os explico como retirar el pañal.

mama_blog_bebe

Y  a partir de tres años se les pueden ir otorgando labores comunes que no entrañen peligro como vaciar el friegaplatos, hacerse el desayuno, preparar la mochila para el colegio o la piscina, hacer sus camas, guardar la ropa doblada o pasar la aspiradora. Además de ayudarnos, los niños están entretenidos y se lo pasan bien. Es una solución perfecta y la clave del éxito. Carmen es la encargada de vaciar el friegaplatos, y Gloria siempre la ayuda muy dispuesta, como veis en la foto. Manuel es mi mejor ayudante con la colada, dobla genial los calcetines y sabe poner cada prenda en su sitio. Le encanta ayudarme y a mi que lo haga.

Aún así, hay días en los que no puedo con mi alma. Los días que estoy sola con ellos se me hacen especialmente duros. Ahora nos toca la vuelta al cole y papi no estará. ¡A ver cómo se nos da!

El sentimiento de equipo y unidad es igualmente importante. El respeto y el cariño siempre deben estar presentes, entre los niños y entre mayores y niños. Hacerlos poco a poco responsables y enseñarlos a empatizar. Que sepan que mamá es una persona con defectos y virtudes que también se equivoca y necesita ayuda. Que no es una superhéroe.

En el fondo no existe una receta mágica, tener hijos pequeños requiere mucha dedicación. Yo afronto mi maternidad con ganas e ilusión. Intento exprimir al máximo esta etapa y ofrecerles cada día la mejor versión de mi misma. ¡Hay días que me sale mejor y otros peor!

3 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario