Sueño_bebe

El sueño del bebé

Sueño_bebe

Cuando te conviertes en mamá, el significado de la palabra trasnochar cambia radicalmente de matiz. Ya no suena a musica disco, amigos y copas. Ahora suena a llanto, bostezos y desesperación. Es mejor que te hagas a la idea de que ya no vas a volver a dormir como lo hacías antes de ser mamá. Pero no pierdas la esperanza, hay algunas fórmulas que pueden ayudarte a pasarlo de forma más llevadera.

En este tema, he de confesaros que he cambiado mucho mi punto de vista desde que empecé en mi andadura como mamá. A Carmen bebé le aplicamos el famoso Método Estivil con tan solo tres meses. Por aquel entonces, yo no contemplaba el colecho, no daba el pecho y no había asumido que dormir toda la noche del tirón ya no era una opción posible. Cayó en mis manos el “Duérmete niño” y me pareció mi salvación.

Os prometo que yo estaba convencida de que era lo mejor para mi bebé y para nosotros. La dejé llorar tal y como pauta el método hasta que una semana después empezó a dormir como una bendita de 9 a 9 con un par de biberones por medio. Lo hice convencida. Segura de que era lo mejor para ella.

A día de hoy lo pienso y me muero de la pena. Ahora mismo no lo volvería a hacer. No lo he vuelto a hacer, de hecho. Manuel durmió en mi cama hasta que nacio Gloria y ahora duerme ella conmigo. Los dos han tomado pecho. Colechar favorece y facilita enormemente la lactancia. Y la lactancia, en mi opinión, facilita y favorece el sueño de la mamá y el bebé sin necesidad de forzar los ritmos. Sin llantos.

cohecho_bebe

Sabiendo que he llegado a esta postura partiendo del extremo opuesto, puedo deciros que en mi experiencia es mucho mejor enseñarlos a dormir durmiendo. Los bebes aprenden por imitación. Están conectados con los biorritmos de las mamás. Llevan 9 meses dentro de nosotras, necesitan nuestro olor, nuestro calor y nuestro ejemplo. Y nosotras, o yo, necesito sentirlos cerca, saber que respiran.

En mi caso, las primeras semanas duermo sola con mi bebé, hasta que la lactancia se instaura y las molestias del parto desaparecen. Hasta que me recupero y mi bebé empieza a diferenciar el dia de la noche y a dormir más seguido. La cuarentena más o menos. A partir de ahí todo es más fácil. Para mí es más cómodo dar el pecho que el biberón, sobre todo para dormir. Lo doy tumbada y casi ni me desvelo.

Imagino que cada mamá tendrá su versión, pero yo que he probado los dos extremos, no tengo dudas. Soy una mamá de colecho y teta. Me encanta. Mucho.

Si os apetece os animo a dejarme un comentario con vuestra experiencia y opinión.

 

 

5 comentarios
  1. Irene BF
    Irene BF says:

    Yo también hice el duérmete niño a Adriana, no me arrepiento x lo mismo q cuentas, en ese momento pensé que era lo mejor para todos, incluyendo la niña, y es verdad que conseguí q durmiera bien, en su cuarto, pero ahora con leo no puedo…

    Responder
    • anacuesta
      anacuesta says:

      Yo creo que como madres hacemos siempre lo que pensamos mejor para nuestros niños, pero evolucionamos y vamos aprendiendo. Te comprendo perfectamente. Gracias por comentar.

      Responder
  2. Anónimo
    Anónimo says:

    Me ha encantado, se disfruta mucho de los bebes colechando, viendo como se duermen y ae despiertan felices y satisfechos y si tienen barra libre de teta mejor q mejor

    Responder
  3. Rocío
    Rocío says:

    Pues mira que yo pensaba que me iba a encantar el colecho… y no, me da miedo asfixiar al niño contra mi, lo veo tan pequeño que me parece que está más seguro en su cunita pegada a mi cama. Sólo lo pongo conmigo cuando no quiere cuna. El primer mes tuvo noches muy duras, pero luego duerme sus 5-6 horas seguidas como un bendito.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *