Entradas

emociones_niños_navidad

La magia de la Navidad

emociones_niños_navidad

Para mí, lo más bonito de la navidad es la ilusión de los niños. Esa magia que ven sus ojos gracias a la inocencia. Eso es la magia de la navidad. Solo eso.

Hoy puedo volver a vivir esas emociones gracias a mi maternidad. Ahora yo soy la madre y no la niña inocente, pero hay momentos que se repiten casi igual a como los recuerdo desde el otro lado. El de la niña. Me encanta. Me parece mágico. Y me siento niña otra vez, aunque mucho más consciente del valor que tiene poder sentirse así.

emociones_niños_navidad

El ejemplo más claro es la ilusión. Ese nerviosismo lleno de ilusión la noche de Reyes. Recuerdo cuando me acostaba y no era capaz de dormirme porque no sabía controlar todas aquellas emociones que tenía dentro. Creer en la magia es algo importantísimo en la vida de un niño. Los mayores debemos procurar que crean en ella y que alimenten la ilusión lo maximo posible porque luego, en su vida adulta, necesitarán esa mochila llena para afrontar otras cosas.

Vivir la ilusión a través de sus ojos de niños me permite viajar en el tiempo con mis ojos de madre.

emociones_niños_navidad

Soy capaz de recordar y revivir el placer que se siente cuando tu mamá te cogía en brazos y te acunaba. Ya cuando era una niña “grande” de 5 o 6 años y algo me preocupaba o tenía un mal día, un abrazo de mamá era capaz de curarlo todo. Mi mamá. No necesitaba nada más. Y ahora con mis hijos puedo volver a vivirlo, desde el otro lado, y sentir esa confianza ciega que tienen en que yo puedo arreglar todos los males del universo. Es un superpoder que ellos nos otorgan y solo su amor alimenta.

emociones_niños_navidad

Puedo recordar  el miedo terrible que me producía la oscuridad, vértigo. Terror. Y como mi mamá me enseñó a convivir con el miedo y a plantarle cara. A normalizar aquella sensacion desagradable que también forma parte de nuestra vida. Miedo a la muerte, al dolor, a lo desconocido. Fue una etapa dura, y mamá estaba ahí para ayudarme. Como siempre. Siempre está, aunque tenga mas de 30 años y ya no quepa en su cama. Fui una fortunada, lo soy.

La culpa, los remordimientos, el amor, el desamor, la impaciencia, los celos, la envidia, el odio, el desconsuelo, la euforia, la decepción. Emociones que recuerdo, que aprendí a conocer y a ubicar de niña y que ahora veo en mis hijos y reconozco en mí como si fueran mías. Maravilloso. Mágico.

emociones_niños_navidad

El trabajo emocional está muy olvidado en los colegios y en la rutina diaria en general. Yo tengo la suerte de haber trabajado mucho la inteligencia emocional en mi carrera como actriz. Y ahora que estoy centrada en mi papel de mamá, pongo en práctica lo aprendido y trabajo con mis hijos para que sean capaces de reconocer y vivir intensamente sus emociones. En mi opinión y experiencia es básico para que se conviertan en personas adultas sanas y felices.

Saber gestionar nuestro mundo interior y a la vez saber estar en contacto con el mundo exterior.

emociones_niños_navidad

Os recomiendo varios libros a traves de los cuales podemos trabajar nuestro mundo emocional y el de nuestros hijos: El monstruo de colores, El pequeño libro de mindfulness, El monstruo de la ira, Emocionario, Te quiero casi siempre o A qué saben los besos.

Os invito a trabajar con ellos y vuestros hijos y a contarme vuestras experiencias.

En este post os desvelo mis trucos y secretos como fotografa de mis niños. Ya que os gustan tanto mis fotos y siempre me comentáis sobre ellas, he pensado que os puede gustar saber algunas fórmulas para conseguir que las fotos caseras de tus niños queden dignas de ser colgadas en la pared del salón.

Trucos para hacer buenas fotos a tus hijos

En este post os desvelo mis trucos y secretos como fotógrafa de mis hijos.

Ya que os gustan tanto mis fotos y siempre me comentáis sobre ellas, he pensado que os puede gustar saber algunas fórmulas para conseguir que las fotos caseras de tus niños queden dignas de ser colgadas en la pared del salón. 

Lo primero que os voy a contar es que yo soy muy aficionada a la fotografia desde que era adolescente y tiraba carretes en blanco y negro con mi reflex manual. ¡Ni autofoco tenía! Y luego yo misma revelaba en mi cuarto oscuro. He retratado a primos, sobrinos e hijos de amigas durante mucho tiempo y por puro gusto. Ahí el primer factor a tener en cuenta. El gusto. Esto tiene que gustarte y además hay que tener buen gusto.

La fotografía de niños es muy expontánea. Los niños no posan, ellos viven una situación y es nuestro reto como fotógrafos saber captarlo. A mi no me gustan las fotos posadas y sin vida y memos de niños. Me gusta que cuenten algo, que transmitan. que puedas ver su cara y su personalidad a la vez.

Facilita mucho el trabajo tener una buena cámara. ¡Y saber usarla, claro! Si eres de hacer fotos con el móvil y sin complicarte mucho hazte con un Iphone 7 plus, con su doble objetivo y el modo retrato hace auténticas maravillas: mide la luz automáticamente y con mucha precisión, desenfoca el fondo para que resalte nuestro niño, obtura a gran velocidad aunque haya poca luz evitando que salga movida o que se nos pase el segundo perfecto que queremos captar y porque es sencillísimo cortar luego para arreglar el encuadre.

Si queremos ir mas allá, nada como una reflex para disfrutar disparando. Aunque sea más trabajoso, requiera más formación y postproducción, los resultados no son comparables.

De cualquier manera, os enumero cosas básicas a tener en cuenta:

La luz. Importantísimo que haya suficiente luz. Luz natural siempre mejor que artificial. Evita el flash siempre que puedas. Mejor luz indirecta, es decir, sombra. Sí, la sombra es mejor. El sol produce sombras en las caras que no son favorecedoras y además hace que arruguemos la mirada. Un día nublado es perfecto. O bien un sol de última hora, cálido y suave que da un toque muy romántico.

La profundidad de campo. Esto es, para entendernos, lo que enfocamos y lo que no enfocamos en nuetra foto. Para hacer fotos de niños, a no ser que el paisaje sea maravilloso y nos apetezca retratarlo, mejor desenfocar el fondo. Con el movil se hace a base de filtros y con la reflex en modo manual abriendo el diafragma al maximo o utilizando un teleobjetivo y compensándo con la velocidad de obturación para que la foto no salga quemada o más clara de la cuenta.

Para que lo entendáis, con un lenguaje más cotidiano os lo explico: La velocidad de obturación es el tiempo que el objetivo está abierto. Si lo abrimos mucho tiempo la foto puede salir movida o quemada, velada, porque le ha entrado más luz de la cuenta. Para ello podemos compensar con la abertura del diafragma, que es el tamaño del agujero del obturador, por el que entra la luz en la foto. Si lo abrimos mucho entra mucha luz y si lo abrimos poco, entra poca luz. Jugando con velocidad de obturación y abertura de diafragma podemos conseguir el efecto deseado.

El escenario. Busquemos sitios amplios, abiertos y sencillos. No pongamos al niño delante del bombo de la ropa sucia y al lado de la tabla de la plancha. Un sitio al aire libre, que no tenga nada detrás muy cercano, para que no le robe protagonismo a nuestro hijo. O una pared lisa si no tenemos más opciones. Os diré un truco a los que usáis reflex. La abertura del diafragma de la que os hablaba antes, además de determinar la cantidad de luz que dejamos pasar, conlleva una profundidad de campo determinada. Esto significa lo que sale enfocado y lo que no. Si abrimos mucho el diafragma, habrá menos profundidad de campo, es decir, lo de detrás sale desenfocado. Lo cual nos interesa para retratos. Y además para no quemar la foto habrá que disprar a una velocidad elevada, lo que también nos interesa para fotografiar niños.

El color. Ahora es fácil cambiar una foto de color a blanco y negro con cualquier aplicación. Si hemos hecho una foto a nuestros hijos y van vestidos de mil colores y encima el fondo es morado y tanto color nos distrae pues mejor prescindir de él y poner la foto en blanco y negro. Esto es cuestion de probar y de gustos.

Finalmente la guinda del pastel.

¿Cómo hacer para que nuestro hijo se quede haciéndose fotos y no salga corriendo?

Aquí nuestro ingenio como padres debe agudizarse. Lo mejor es que esperemos a que estén entretenidos haciendo algo y disparemos sin que se lo esperen. No importa que no estén mirando. La foto puede ser bonita igual. Hay que ser pacientes. Podemos cantar una canción con ellos y mientras hacer la foto, contarles un chiste, una historia… cualquier cosa que se nos ocurra para llamar su atención un segundo y estar listos para disparar.

Mi consejo es que no le pidas que pose, porque entonces ni posará ni podrás cogerlo desprevenido.

 

Y si finalmente no conseguimos un buen resultado, hay fotógrafos maravillosos que harán las delicias de toda la familia. Para niños, yo os recomiendo sin duda Érase una vez la luz. Todo lo que hace me gusta y ella es encantadora.

 

Os animo a contarme vuestros trucos y experiencias y a preguntar lo que necesitéis o no hayáis entendido.

niños_niñas

CONFESIONES: De niño y de niña

niños_niñas

Tengo una necesidad vital de escribir este post. A modo de grito, de desahogo, de revolución. ¡Por favor, démonos cuenta!

La semana pasada fui a comer a una hamburguesería con mis hijos y pedí dos menús infantiles de esos que traen juguete. Me dieron un juguete de “niña” para Carmen y otro de “niño” para Manuel, sin preguntar. El chico dió por hecho que sólo por ser un niño y una niña iban a querer esos juguetes. No les preguntó qué os gusta o cuál queréis. Les dije: hay una tortuga y una diadema, elegid. Los dos querían tortuga. El muchacho me vió  la cara de “esta madre va a darme la charla” y me cambió los juguetes por dos tortugas. No pasó nada más.

Ha sido una anécdota, sin más trascendencia. Pero me ha hecho ver que ésto es algo que ocurre frecuentemente y a menudo no nos damos cuenta. Me ha hecho pensar y recapitular.

Niño_mama_tareasNiño_mama_tareas

Por ejemplo, a mis hijas les he hecho agujeros en las orejas para ponerles pendientes cuando han nacido. Y pensándolo desde esta perspectiva creo que no debería haberlo hecho. Es cultural, sí. Pero es una marca para toda la vida. Que seguro que les gusta de mayor. Muy posiblemente. Y a mí me encanta que los lleven, sí.  Pero cuando Manuel me pregunta por qué a él no le pongo pendientes, ¿qué le digo sin caer en una explicación machista?

niños_niñas

Me preocupo y ocupo de no ejercer influencia sobre mis hijos en ésto. A Manuel le encanta cocinar, ayudarme con las labores del hogar y jugar con las muñecas, por ejemplo. El hecho de que lo veamos como algo especial ya implica un posicionamiento respecto a ello. Y es cierto, yo trabajo por no caer ahí porque es algo que ocurre aunque no me guste. El simple hecho de estar a favor o en contra, ya supone reconocer que el debate existe.

niños_niñas

Yo misma prefiero hacer cosas de “hombres”. En mi casa las herramientas son mías y soy yo quien arregla las cosas y hace los taladros en la pared. No me gusta nada coser ni cocinar. Suerte que mi madre nunca le dio más importancia y siempre nos enseñó a ver las tareas y juegos como algo genérico, y no destinado a ningún género. A mi padre le costó más trabajo, soy consciente de que he sufrido algún episodio machista en mi vida. Aún nos queda un largo camino por delante.

Este año, que ya Manuel tiene tres años y puede ir a actividades extraescolares, les he dado a elegir una actividad a los dos con una sola condición: ambos han de elegir la misma porque yo no puedo estar llevando y trayendo niños de un sitio a otro toda la tadre. El año pasado Carmen eligió Padel. Este año ella y Manuel han elegido ballet. Sí. Los dos. Y a mí me parece una actividad perfecta. Muy completa y enriquecedora. Me encanta que hayan elegido ballet. Y si el año que vienen eligen fútbol pues me gustará igual.

niños_niñas

Creo que deberíamos dar un paso más y  eliminar los prejuicios. Si queremos un mundo más justo y respetuoso tenemos que empezar por educar a nuestros hijos en la igualdad y el respeto. Os enlazo un artículo muy interesante sobre cómo educar en este sentido. 


Porque no hay actividades de niño y actividades de niña, ni juguetes de niño y de niña. Hay juguetes, actividades, niños y niñas. Y cada cual que elija lo que más le guste. Nada tiene que ver con la orientación sexual de cada uno. Y en el caso de que lo tuviera, tampoco debería ser importante ni determinante. De igual manera, no tendríamos que discriminar ni señalar a nadie por el color de su piel, su religión, las fronteras o los ideales. Y menos aún tratándose de niños. Ni entre ellos ni desde los adultos hacia ellos, por supuesto.  

Soy consciente de que es un debate largo. Os animo a opinar y a contarme vuestras anécdotas para enriquecer mi visión. Gracias