Entradas

niños_niñas

CONFESIONES: De niño y de niña

niños_niñas

Tengo una necesidad vital de escribir este post. A modo de grito, de desahogo, de revolución. ¡Por favor, démonos cuenta!

La semana pasada fui a comer a una hamburguesería con mis hijos y pedí dos menús infantiles de esos que traen juguete. Me dieron un juguete de “niña” para Carmen y otro de “niño” para Manuel, sin preguntar. El chico dió por hecho que sólo por ser un niño y una niña iban a querer esos juguetes. No les preguntó qué os gusta o cuál queréis. Les dije: hay una tortuga y una diadema, elegid. Los dos querían tortuga. El muchacho me vió  la cara de “esta madre va a darme la charla” y me cambió los juguetes por dos tortugas. No pasó nada más.

Ha sido una anécdota, sin más trascendencia. Pero me ha hecho ver que ésto es algo que ocurre frecuentemente y a menudo no nos damos cuenta. Me ha hecho pensar y recapitular.

Niño_mama_tareasNiño_mama_tareas

Por ejemplo, a mis hijas les he hecho agujeros en las orejas para ponerles pendientes cuando han nacido. Y pensándolo desde esta perspectiva creo que no debería haberlo hecho. Es cultural, sí. Pero es una marca para toda la vida. Que seguro que les gusta de mayor. Muy posiblemente. Y a mí me encanta que los lleven, sí.  Pero cuando Manuel me pregunta por qué a él no le pongo pendientes, ¿qué le digo sin caer en una explicación machista?

niños_niñas

Me preocupo y ocupo de no ejercer influencia sobre mis hijos en ésto. A Manuel le encanta cocinar, ayudarme con las labores del hogar y jugar con las muñecas, por ejemplo. El hecho de que lo veamos como algo especial ya implica un posicionamiento respecto a ello. Y es cierto, yo trabajo por no caer ahí porque es algo que ocurre aunque no me guste. El simple hecho de estar a favor o en contra, ya supone reconocer que el debate existe.

niños_niñas

Yo misma prefiero hacer cosas de “hombres”. En mi casa las herramientas son mías y soy yo quien arregla las cosas y hace los taladros en la pared. No me gusta nada coser ni cocinar. Suerte que mi madre nunca le dio más importancia y siempre nos enseñó a ver las tareas y juegos como algo genérico, y no destinado a ningún género. A mi padre le costó más trabajo, soy consciente de que he sufrido algún episodio machista en mi vida. Aún nos queda un largo camino por delante.

Este año, que ya Manuel tiene tres años y puede ir a actividades extraescolares, les he dado a elegir una actividad a los dos con una sola condición: ambos han de elegir la misma porque yo no puedo estar llevando y trayendo niños de un sitio a otro toda la tadre. El año pasado Carmen eligió Padel. Este año ella y Manuel han elegido ballet. Sí. Los dos. Y a mí me parece una actividad perfecta. Muy completa y enriquecedora. Me encanta que hayan elegido ballet. Y si el año que vienen eligen fútbol pues me gustará igual.

niños_niñas

Creo que deberíamos dar un paso más y  eliminar los prejuicios. Si queremos un mundo más justo y respetuoso tenemos que empezar por educar a nuestros hijos en la igualdad y el respeto. Os enlazo un artículo muy interesante sobre cómo educar en este sentido. 


Porque no hay actividades de niño y actividades de niña, ni juguetes de niño y de niña. Hay juguetes, actividades, niños y niñas. Y cada cual que elija lo que más le guste. Nada tiene que ver con la orientación sexual de cada uno. Y en el caso de que lo tuviera, tampoco debería ser importante ni determinante. De igual manera, no tendríamos que discriminar ni señalar a nadie por el color de su piel, su religión, las fronteras o los ideales. Y menos aún tratándose de niños. Ni entre ellos ni desde los adultos hacia ellos, por supuesto.  

Soy consciente de que es un debate largo. Os animo a opinar y a contarme vuestras anécdotas para enriquecer mi visión. Gracias